EXHORTACIÓN PARA ENFRENTAR LA APOSTASÍA

EXHORTACIÓN PARA ENFRENTAR LA APOSTASÍA

17  Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo; 18  los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos. 19 Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu. 20  Pero vosotros, amados, edificándoos sobre vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21 conservaos en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna. 22  A algunos que dudan, convencedlos. 23 A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.

INTRODUCCIÓN

La carta de Judas (No el Iscariote, sino uno de los cuatro medio hermanos de Jesús Mt 13:55; Mr. 6:3), se escribió en un tiempo donde el cristianismo se encontraba bajo un severo ataque político por Roma y donde la apostasía (Deserción de la fe bíblica v3, 17) anunciada por Pedro (2P 2:1) se infiltraba en la iglesia agresivamente por ministros carismáticos y populares que ganaban muchos adeptos. Judas es el grito de guerra de la única carta del Nuevo Testamento dedicada exclusivamente a la guerra contra la apostasía teológica, moral y espiritual (vers. 3-4, 17-18); es el único libro del NT enfocado exclusivamente a confrontar la apostasía. Esta vez ocasión no quiero dedicarme a los detalles de la apostasía, los falsos maestros etc. Sino en la exhortación que como  iglesia se nos hace frente a los ataques. Judas usa en un breve espacio la repetición de una frase: (17) Pero vosotros, amados, y en el v (20), esta repetición es para dar énfasis.

  1. RECUERDO FIRME v17-18

17  Pero vosotros, amados, acordaos de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, 18  quienes os decían: En los últimos tiempos habrá burladores que irán tras sus propias pasiones impías.

El llamado es a recordar la enseñanza apostólica Ef 2:20; 2P 1:12-14; 3:2.

  • El Mensaje Autorizado (v17a).

17  Pero vosotros, amados, acordaos de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo, (…). En contraste con aquellos réprobos que hablan según su propio parecer y sin ningún respaldo bíblico (4, 8, 10.), los apóstoles son llamados (Mt 10:1-4), enviados (Hech 1:7) e Inspirados a escribir la Palabra de Dios (2Ti 3:16 cfr. Ef 4:4-6; 2P 3:15-16). Tanto los profetas del AT y los apóstoles del NT tienen la misma autoridad.

  • El Mensaje Profético (v18).

Judas les indica a los suyos que no ha sucedido nada que no estuviera previsto. Pedro (2Pe 2:1-3; 3:2-3) y Pablo antes que Pedro (Hch 20:29; 1Ti 4:1; 2Ti 3:1). En el paralelo, 2Pe 3:3, el mismo griego se traduce “escarnecedores.” No se halla la palabra en otra parte del Nuevo Testamento. Cómo Alford puede negar que aquí se refiere a 2Pe 3:2-3 (al menos, en parte), no puedo imaginarme, viendo que Judas cita las mismas palabras de Pedro como palabras que los apóstoles solían hablar a sus (de Judas) lectores.

  1. RENOVACIÓN CONSTANTE

20  Pero vosotros, amados, edificándoos en vuestra santísima fe, orando en el Espíritu Santo, 21  conservaos en el amor de Dios, esperando ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para vida eterna.

  1. En La Fe (vs. 20a).

Es decir, la fe que fue entregada de una vez para siempre a los creyentes. Esta fe consiste en las creencias y las enseñanzas esenciales acerca de Cristo, proclamadas por los apóstoles y mantenidas por los creyentes (Hch 2:42; Ro 6:17; Gá 1:1). Es santísima puesto que ha sido dada por Dios y, aplicada correctamente, lleva a una vida santa.

  • En La Oración (20b).

Una parte vital de su crecimiento espiritual es orar en el Espíritu. Tal oración incluye el orar en nuestro propio lenguaje siguiendo la inspiración del Espíritu (Rom 8:15), orar con «gemidos indecibles» (Rom 8:26), y orar en una lengua no conocida al que ora (1Co_14:4, 1Co_14:14). En el Espíritu Santo se refiere a la experiencia de permanecer en comunión con Dios por Jesucristo por medio del Espíritu Santo (ver Rom. 8:9, 16, 26; Ef. 6:18).

  1. En El Amor (21a)

Conservaos en el amor de Dios complementa lo que se ha dicho en el v. 1 sobre su posición. Una vez que se haya captado que uno es el objeto inmerecido del amor de Dios en Jesucristo, se recibe el desafío de responder con amor. Ese amor debe mostrarse en la conducta. Juan 15:9, 10 muestra que esa respuesta es el camino de permanecer conscientes del amor de Dios. El no hacer esta voluntad adormecerá el corazón para no apreciar el amor de Dios, y al final producirá la pérdida de la conciencia.

  • En La Esperanza (21b)

Aguardando con esperanza la misericordia indica que el error es evitado mejor con un agudo sentido de expectativa del regreso del Señor, cuando su misericordia, ya experimentada inicialmente (1) y diariamente (2; cf. Lam. 3:22, 23) cuando sea comprendida finalmente en el cumplimiento de la obra de salvación. Tito 2:11-14; 1 Ped. 4:7 y 2 Ped. 3:11, 12 expresan un énfasis similar en la esperanza de su venida como motivo para una vida piadosa.

III. RESPONSABILICE  POR LOS DEMÁS

22  A algunos que dudan, convencedlos. 23  A otros salvad, arrebatándolos del fuego; y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne.

En los versículos 22, 23 nos deja muy claro, en caso de que el lector pudiera pensar que los dos últimos versículos significan que la verdadera fe es un simple quietismo, dedicado a nutrir la propia vida espiritual y estar concentrado en nosotros y nuestras necesidades, Judas se vuelve aquí a la responsabilidad por los demás. Aquí el pasaje presenta dudas y puede haber dos o tres grupos de personas en mente:  

  1. Los Que Dudan (vs. 22).

22  A algunos que dudan, convencedlos. Los que tienen su mente dividida sobre la falsa enseñanza (algunas lecturas sugieren que se les debe ganar con argumentos).

  1. Los Que Están Envueltos (23).

23  A otros salvad, arrebatándolos del fuego; Los que están más envueltos en la herejía, cuya posición es tan seria que deben ser rescatados como de una hoguera (ver Zac. 3:2, ya citado en el v. 9, y Amós 4:11). El creyente debe ser instrumento de Dios para compartir con otros las buenas nuevas de la salvación en Cristo, para que los que crean en El no sufran el fuego del castigo eterno (vers. 7).

  1. Los Que Promueven (vs. 6,15).

23 y de otros tened misericordia con temor, aborreciendo aun la ropa contaminada por su carne. Los que tan sólo pueden ser objeto de compasión en el espíritu de la misericordia de Dios. Temor. Los creyentes deben darse cuenta de la seriedad del pecado, y cuidarse de no ser atrapados por el mismo pecado. (v. Gá 6:1, 2). La ropa. Indica el efecto contaminante de su pecado. Como el leproso cuya ropa era contaminada por la enfermedad (Lev. 13:34; 14:8), se los debe ver como una fuente de contaminación y por lo tanto deben ser evitados. Judas, como Pablo, emplea el término carne para referirse a lo que está en rebelión contra Dios.

CONCLUSIÓN

Jud 1:24  Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, (…). Poder hacer, tener poder. La palabra combina poder y voluntad, fuerza inherente y acción.        

Paul Wilbor MB
Iglesia Bautista Casa Ekklesia

Recent Posts

Leave a Comment